in

OMGOMG

Este fue el hombre más rico de todos los tiempos

mansa-musa

Su nombre era Mansa Musa I del Imperio de Malí y, según un estudio, fue la persona más rica de todos los tiempos, incluso más rico que Jeff Bezos, fundador de Amazon.

El Imperio de Malí, es un estado islámico de África Occidental. Mansa Musa era tan rico que supuestamente derrumbó la economía del Egipto medieval cuando pasó por El Cairo tras gastar -muy generosamente- tal cantidad de lingotes de oro hasta el punto de devaluarlos.

Mansa Musa o Musa I, era el gobernante del Imperio de Malí en el siglo XIV, que gobernó desde 1312 hasta su muerte en 1337 y amasó tal fortuna que los grandes historiadores la describen como incomprensible. No solo se alzó como el individuo más rico de la Edad Media, sino de todos los tiempos. A pesar de ser ciertamente desconocido para la mayoría, amasó un patrimonio incalculable, lo que le convierte en la persona más rica de la historia.

Interpretar su riqueza es complicado pero se calcula que, en dinero de hoy, sería alrededor de US$400.000 millones, una suma que supera con creces los US$106.000 millones que hicieron que Jeff Bezos, el fundador de Amazon, fuera declarado el hombre más rico de la historia.

La fortuna de Bezos es la más grande acumulada por una persona que esté viva y es el más rico de la historia, si no se tiene en cuenta la inflación, aunque hay quienes lo disputan.

Pero incluso si se tiene en cuenta la inflación, al comparar la riqueza de Musa con la de los multimillonarios que vivos o muertos sobrepasa a los que quizás se nos vienen más pronto a la mente: la familia Rothschild, con alrededor de US$350.000 millones, y John D. Rockefeller, con US$340.000 millones.

La gente se quedaba con la boca abierta

La historia más conocida de Musa Keita I es la de su peregrinaje a Meca en 1324, en el que recorrió alrededor de 6.500 kilómetros.

Según los relatos, la gente que salía a verlo pasar «se quedaba con la boca abierta», pues en la caravana iban 60.000 personas entre las cuales 12.000 eran sirvientes personales del rey.

Mansa Musa iba sobre un caballo precedido por 500 heraldos con bastones dorados y vestidos con sedas finas además de 80 camellos que cargaban 136 kilos de oro.

Comentaban que era muy generoso, tanto que a su paso por El Cairo hizo tantas donaciones a los pobres que causó una inflación masiva.

El periplo hizo que la historia de su riqueza llegara a oídos de europeos que acudieron a ver si lo que se decía era cierto.

Tras confirmarlo, el reino de Mali y su rey fue incluido en el mapa más importante de la época: el Atlas catalán o Mapamundi de los Cresques, que cubría el mundo conocido por los europeos en el siglo XIV.

Mansa Musa, amasó su fortuna explotando la producción de sal y oro de su país. Era un gran hombre de negocios, muy listo, con un acceso ilimitado a yacimientos de oro durante la época. Y es que los recursos naturales encontrados en sus tierras le ofrecieron una riqueza inimaginable; sobre todo, oro, mucho oro, que también utilizó para hacer mezquitas y palacios. De hecho, muchas de las mezquitas que construyó cuando aún era joven todavía se mantienen en pie.

Zarparon para no volver

Según el historiador sirio del siglo XIV, Shibab al-Umari, Abu-Bakr, Mansa Musa estaba obsesionado con el Océano Atlántico y lo que había más allá. Según los informes, se embarcó en una expedición legendaria (lo que cimentó su lugar en la historia) con una flota de 2.000 barcos y miles de hombres, mujeres y esclavos. Zarparon para no volver jamás.

Se llevó a toda su corte real a esta expedición, así como ganado, bienes y, por supuesto, oro. Algunos, como el fallecido historiador estadounidense Ivan Van Sertima, tienen la idea de que llegaron a América del Sur. Pero no hay evidencia de que esto fuese así.

En cualquier caso, Mansa Musa heredó el reino que dejó atrás. Bajo su gobierno, el reino de Malí creció significativamente, 3.200 kilómetros de riqueza y éxito, anexando hasta 24 ciudades, incluida Tombuctú, que ya conformaba un importante centro de aprendizaje y comercio.

Su reino abarcaba desde el Océano Atlántico hasta el actual Níger, abarcando partes de lo que ahora conforman Senegal, Mauritania, Malí, Burkina Faso, Gambia, Guinea-Bissau, Guinea y Costa de Marfil.

Sin embargo, después de la muerte de Mansa Musa I en 1337, sus herederos no pudieron continuar su legado económico ni tampoco su reino, pues su fortuna se vio mermada por las guerras civiles y los ejércitos invasores. Los estados más pequeños se separaron y el imperio se derrumbó.

Fuente: Revista Muy Historia


No te olvides de puntuar este artículo y de seleccionar tu reacción, es muy importante para nosotros conocer tus preferencias y poder brindarte una selección de los mejores artículos de tu interés.

Te gustó o no te gustó?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

curiosidades-sobre-los-sueños

Curiosidades sobre el mundo de los sueños

espejo-roto

El mito de romper un espejo y 7 años de mala suerte