in

La historia del Taj Mahal, una maravilla del mundo

historia-del-taj-mahal

El Taj Mahal de India simboliza el amor del emperador mogol Shah Jahan por su esposa favorita, Mumtaz Mahal, quien murió mientras daba a luz a su decimocuarto hijo. El edificio es un monumento funerario en honor a su esposa. Es un monumento arquitectónico excepcional, imposible de repetir. Quizás por eso se le otorgó un lugar entre las 7 Maravillas del Mundo Moderno en el año 2007 y la UNESCO lo declaró como Patrimonio de la Humanidad.

Antes de adentrarnos en la historia, es necesario conocer algunos aspectos referentes a la descendencia de los personajes. Primero, Arjumand Banu Begum era sobrina de la primera consorte del cuarto emperador mogol Mirza Nur-ud-din Beig Mohammad Khan Salim, mejor conocido como Jahangir. Segundo, el príncipe Khurram era hijo de Jahangir, es decir, Arjumand y Khurram eran primos.

Existen muchas versiones de la historia del Taj Mahal, pero en la mayoría de las historias,  no hacen referencia a que los dos personajes de esta historia de amor eran primos.

Primer acercamiento y matrimonio

Se cuenta que, cuando Arjumand y Khurram se conocieron, hacia 1607, el joven quedó prendado de la muchacha y se comprometieron de inmediato, aunque ella solo tenía 14 años. Y a partir de ese momento, se convirtió en el amor indiscutible de su vida.

Sin embargo, la pareja tuvo que aguardar cinco años para la ceremonia nupcial, que se celebró en 1612, pues los astrólogos consideraron que era la fecha más auspiciosa para la felicidad del matrimonio. Tras la boda, Khurram la encontró de una apariencia y carácter superior a las mujeres de su época, por lo que le otorgó el título de Mumtaz Mahal Begum, que traducido sería algo así como la “Elegida del Palacio”.

Mumtaz Mahal fue descrita como una mujer cálida, sin aspiraciones políticas, que solía intervenir a favor de los pobres y desamparados. En cuanto a su apariencia, los poetas y artistas glorificaron su belleza, gracia y compasión.

A lo largo de su unión de 19 años, la pareja mantuvo una relación estrecha y de gran confianza, al extremo de que Khurram, al ascender al trono como Shah Jahan, entregó a su mujer el sello imperial, y viajaba con ella por todo el imperio mogol, incluso en sus campañas militares.

La muerte de su amada

En esas casi dos décadas tuvieron 14 hijos, de los cuales solo sobrevivieron 10. De hecho, Mumtaz Mahal murió dando a luz al último de ellos en 1631, una niña llamada Gauhara Begum. Fue sepultada temporalmente en un jardín amurallado conocido como Zainabad, construido por un tío del emperador a orillas del río Tapti.

Como cabe suponer, el dolor hizo que Shah Jahan se derrumbara. Vistió de luto, y se mantuvo alejado de la vida pública durante un año. Cuando reapareció, el pueblo quedó atónito de verlo tan envejecido en apenas unos pocos meses. Tenía el cabello canoso, el rostro arrugado y la espalda encorvada. Su hija mayor, Jahanara Begum, tuvo que ayudarlo a retomar las riendas del imperio, y terminó ocupando el puesto de su madre en la corte.

Pero el emperador nunca tuvo intenciones de abandonar el cuerpo de su amada esposa en Burhanpur, de manera que, en algún momento de 1631, ordenó la exhumación e hizo la transportaran en un féretro de oro hasta la ciudad imperial de Agra, donde lo sepultó en un pequeño edificio junto al río Yamuna. Fue entonces cuando el viudo se propuso diseñar un monumento espléndido para honrar a la mujer que fuera el amor de su vida.

La construcción del Taj Mahal

Shah Jahan convocó a los mejores constructores y especialistas de la época. Ordenó que construyeran el mausoleo con mármol, el cual fue transportado en carretas tiradas por bueyes, búfalos, camellos y elefantes desde las canteras de Makrana, Rajastán, localizadas a más de 300 kilómetros de Agra.

El otro material más común es la arenisca roja, utilizada en fuertes y palacios musulmanes de periodos anteriores al reinado de Shah Jahan. Esta piedra se combinó con mármol negro para levantar las murallas que rodean el complejo y para construir algunas de sus estructuras secundarias.

Para las decoraciones, el emperador hizo traer turquesas tibetanas, lapislázuli afgano, zafiros ceilaneses y cornalinas de Arabia. En total, el mármol de la tumba de Mumtaz Mahal quedó incrustado con 28 tipos de piedras semipreciosas y gemas, incluyendo diamantes.

Cuenta la leyenda que, terminada la construcción, en 1653, el emperador cegó y amputó las manos a los arquitectos y artífices que trabajaron en el monumento, para que nada pudiera opacar la majestuosidad del Taj Mahal.

El ocaso del emperador

En 1658, Shah Jahan enfermó y así dio inicio a una breve guerra de sucesión entre sus herederos. Aurangzeb, general que obtuvo gran experiencia durante la guerra de la meseta del Decán, resultó el vencedor y en un golpe de estado, derrocó a su padre poniéndolo bajo arresto domiciliario en el palacio, coronándose en 1658 como el sucesor de Shah Jahan.

Shah Jahan languideció en el palacio imperial de Agra durante ocho años hasta su muerte. Aurangzeb ordenó que fuera sepultado junto a su madre, y mandó a instalar un cenotafio junto al de ella en la sala principal del Taj Mahal, en vez de construirle un mausoleo propio como dictaban la tradición y su rango de emperador.

El Taj Mahal fue erigido entre 1632 y 1653 en la ciudad de Agra, en el estado indio de Uttar Pradesh, a orillas del río Yamuna. No se trata de una construcción única, sino de un complejo que abarca 17 hectáreas que incluyen una gran mezquita, una casa de huéspedes y jardines, si bien el componente más conocido es el mausoleo, con su cúpula de mármol blanco. La construcción original incluía dos grandes puertas de plata, las cuales fueron desmontadas y fundidas en 1764.

Toda la estructura descansa sobre un pedestal cuadrado, y el espacioso interior está dividido en numerosas salas. De ellas, la central alberga la cámara mortuoria o sala principal del Taj Mahal, la cual está decorada con finas paredes de mármol incrustadas con piedras preciosas. Es una habitación octogonal que permite el ingreso por cualquier lado, pero solo está permitido entrar por el lado sur.

Todo el Taj Mahal gira en torno de los cenotafios, que son copias idénticas de las losas que se encuentran en el sepulcro del piso inferior.

El vocablo Taj deriva del persa, lenguaje del imperio mogol, y significa “corona”, en tanto que Mahal es una abreviación del nombre formal que Arjumand Banu Begum recibía en la corte: Mumtaz Mahal, la “Elegida del Palacio”. Así pues, Taj Mahal, hace referencia a la “Corona de Mahal”, y se ha interpretado como la “Corona del Palacio”.

Fuente: National Geographic en español


No te olvides de puntuar este artículo y de seleccionar tu reacción, es muy importante para nosotros conocer tus preferencias y poder brindarte una selección de los mejores artículos de tu interés.

Te gustó o no te gustó?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

espejo-roto

El mito de romper un espejo y 7 años de mala suerte

beneficios-siesta

Mira los beneficios de una buena siesta